La Prueba

La vida de un Mercenario Independiente / Cazarrecompensas es como un Tiovivo que sube y baja continuamente entre el subidón de adrenalina del trabajo, disfrutar de la ultima paga y el estress de buscar el próximo trabajo. Una y otra vez repitiéndose en un ciclo interminable.
La posibilidad de incorporarte como asalariado a una unidad mercenaria parece una mejora deseable (sueldo estable, sin preocupaciones por el futuro, y con el subidón de adrenalina de jugarte la vida). Un tío duro y curtido como tu no tendrá problemas para entrar (joder, se darán bofetadas por contratarte). Al menos es lo que pensabas al principio …

Andrés Barbudo Lavado

Sistema Sombra / EXO

3D10, 1 de ellos de diferente color

5

Sábado

Tarde

Sala: Taller 3